Las Enfermeras La Llamaban ‘Pulgarcita’, Pero 12 Años Después… Esto Es Sorprendente.

Cada familia es un mundo diferente, tanto así que puede que estén viviendo en un edificio, pero te aseguramos que dentro de cada pared, parece todo una sociedad distintas y así debe ser, por algo todos somos diferentes.

Anuncio

Te mencionamos esto porque existen toda clase de historias y momentos familiares los cuales son irrepetibles, no por nada tenemos en internet toda clase de historias referentes a familias de distintas partes del mundo.

Es fácil encontrar historias graciosas pero hoy nosotros te traemos una muy especial, ya que empezó siendo como una tragedia y terminó como una historia feliz, conoce la historia de la niña a la que le decían “Pulgarcita” en la clínica.

Anuncio

La historia de la niña Pulgarcita

Su nombre es Tiny Kenadie Jourdin-Bromley, ella mide unos 90 centímetros y pesa como un niño de dos años.

Cuentan que su madre cuando estaba embarazada, decía que se preocupaba de que su barriga no crecía, por lo que a los 8 meses luego del ultra sonido, los médicos vieron que el bebé no estaba del todo bien.

La niña desafió a todos los médicos desde su nacimiento, ya que ella pesaba nada más 1,13 kilos y medía 28 centímetros.

Su madre Brianne Jourdin, de 36 años, fue advertida por los médicos que su hija no iba a sobrevivir o que al menos es muy poco probable, ya que tendría distintos daños cerebrales por lo que no pensaban que viviría demasiado.

Luego de tener 8 meses de vida, se le diagnosticó con enanismo primordial, la cual es una condición que afecta solo a 100 personas en todo el mundo.

Sin embargo, a ella no le importó y siguió con su vida.

Lo que si es que no hay aún un tratamiento efectivo para el enanismo primordial.

Siendo un desarrollo mental demorado y varias enfermedades las principales características.

Lo increíble es que a pesar de todas las probabilidades que le dieron en la clínica, ella sobrevivió su infancia.

Ahora tiene 12 años y le va muy bien.

Tiene extremidades subdesarrolladas, dificultad en el aprendizaje y sus huesos son frágiles, pero ella disfruta su vida jugando hockey, patinando en hielo y estudiando.

Su madre se alegra bastante cada vez que ella logra algo nuevo.

Su hermano Tyran de 10 años es más alto que ella, pero eso no le preocupa.

Anuncio

Todo esto es una grandiosa experiencia para su familia.

COMPARTIR EN