Las personas que se van de nuestra vida físicamente, nos acompañan de muchas maneras…

Perder a una persona es un acontecimiento difícil de aceptar para cualquiera, nadie está preparado para afrontar una muerte, bien sea de un amigo, un familiar cercano o uno lejano y en ciertos casos hasta una mascota.

Anuncio

A pesar de que la muerte es algo inevitable, aceptarla es un hecho para el que nadie se encuentra capacitado, por más fuerte o serio que pueda ser el carácter de la persona, la muerte de alguien siempre será un tema complicado de tratar.

La muerte de un familiar o amigo cercano es algo que nos puede cambiar por completo nuestra vida, nos podemos ver marcados muy profundamente y esto puede afectar hasta nuestra forma de ser. Sin embargo, algo que hay que tomar en cuenta es que las personas pueden desaparecer físicamente, pero depende de nosotros mantenerlos presentes en nuestros recuerdos.

Anuncio

Las personas permanecen con nosotros después de la muerte si se lo permitimos

Anuncio

Cuando se trata de la desaparición física de alguien, hay quienes piensan que ya después de esto toda conexión con esa persona ha acabado. Sin embargo, hay muestras que nos enseñan que podemos mantener a esas personas con nosotros más allá del plano físico.

Hoy en día cualquier hecho relacionado con esto es considerado paranormal, pero es momento de dejar los prejuicios y las creencias negativas que hay alrededor de este tema, ya que hay que saber que el espíritu es libre y puede estar donde más se sienta a gusto, y en caso de las personas que amamos y ya no están, es muy lógico que se mantengan presentes en nuestra cercanía porque es el lugar donde sienten aprecio.

Cuando una persona entra en nuestra vida, forma un vínculo, sea de sangre o no, y luego nos toca vivir la experiencia de que desaparezca del plano terrenal, no quiere decir que esta persona salió de nuestra vida, pues a quienes queremos jamás se van de nosotros.

Es cuestión de pensar de otra manera, de buscar con el pensamiento eso que nos falta, de sentir que sí tenemos a alguien que nos cuida y está con nosotros de otra manera y no que ha desaparecido por completo.

COMPARTIR EN