Para Atletas Y No Tan Atletas: Consejos Para Las Torceduras.

Las torceduras son las lesiones musculares más comunes, ¿Cuántos no hemos sufrido una torcedura de tobillo o de muñeca? Por lo tanto no hace falta ser un atleta de elite para sufrir más de una, sólo basta con dar un traspié  en una escalera o con una piedra para lesionarte de esta manera.

Anuncio

Por otro lado, al hablar del tema de lesiones comunes o recurrentes, tenemos otra que si se presenta preferiblemente en atletas (con frecuencia afecta a corredores y futbolistas),  bailarines y a cualquier persona que practique algún deporte donde tenga que soportar golpes recurrentes en las rodillas. Sí, estamos hablando de la inflamación de las espinillas.

Durante actividades físicas como las que hemos mencionado, y muchas otras,  los músculos se expanden y por lo tanto se presionan contra el hueco formado por la tibia y el peroné (éstos son los huesos que se encuentran en la pierna, yendo desde de la rodilla al tobillo). Esta molesta y continúa  presión cerca de los músculos, tendones o ligamentos, causan este terrible dolor. Dado lo común de estos golpes, ahora le vamos dar algunos consejos que podrían servir tratamiento para estas lesiones o como primero auxilios en caso de que sean más graves.

Anuncio

¿Qué hacemos con una torcedura?

lidiar

Consejo número 1:

Lo primero que debe hacer en caso de torcerse el tobillo  u otra articulación es elevar la extremidad afectada. Colóquele hielo y una venda, tratando de mantenerla siempre en alto.  El hielo es para evitar la acumulación de líquido y reducir la inflamación. Le recomendamos alternar entre calor y frio cada 20 minutos para evitar quemaduras con hielo.

Consejo número 2:

En el caso de inflamación de la espinilla, también le recomendamos el uso de hielo para desinflamar. En este caso usted deberá usar un cubo de hielo y no una bolsa. En este caso congele agua en un vaso desechable, luego retire parte del envase y aplique el hielo en la parte lesionada. Si decide utilizar esta técnica entre cada aplicación, de oportunidad para que la piel fría se caliente.

Consejo número 3:

Al tercer día de haberse lesionado aplique calor en la zona, recuerde que aplica calor en esta zona antes de este tiempo podrá incrementar la inflamación. Sumerja en agua caliente la lesión o use una bolsa de agua caliente.

Ejercicios recuperatorios.

Cada vez que sufrimos una lesión muscular debemos practicar ciertos estiramientos para fortalecer la zona lastimada. Claro, estos deben practicarse una vez ésta haya sanado.

Ejercicio 1: Si sufrió una inflamación de la espinilla, sentado flexione la pierna golpeada de arriba abajo; y de adentro hacia fuera. Repita 10 veces.

Ejercicio 2: Para estirar la pierna recuerde levantar la pierna con la rodilla flexionada y con una toalla como guía estire la pierna. Coloque la toalla alrededor del talón y estire la pierna. Mantenga por unos 15 o 30 segundos. Repita esto tres veces.

Ejercicio 3: De pie, apoyado, flexione la pierna lesionada sujetando la punta del pie. Repita esto tres veces manteniendo la posición por 15 a 30 segundos.

Ejercicio 4: Puede pararse de puntas para estirar los músculos. Puede hacer esto unas 10 repeticiones.

Ejercicio 5: También puede caminar sobre sus talones por unos 30 segundos. Alterne este paso con el paso regular cada 30 segundos.

Anuncio

Por supuesto no hay mejor remedio para las lesiones que un buen estiramiento antes de practicar cualquier actividad física. No olvide que todos estos remedios sólo pueden servir para lesiones leves o como primeros auxilios. Si el dolor es muy intenso debe acudir prontamente con un traumatólogo para evitar un daño permanente en nuestros músculos o huesos.

COMPARTIR EN